En estos días se cumplió un año desde que esta compañera y colega Diputada del Mercosur haya quedado detenida ilegalmente por el Gobierno de Gerardo Morales en Jujuy.

Por suerte tengo la ventaja de que no me engaña ni TN ni Clarín ni ningún medio.

Tuve la oportunidad de integrar la 1ª delegación de legisladores que viajó a Jujuy a los pocos días de sucedida la detención. Y pude comprobar dos cosas. Por un lado que en Jujuy no existe el estado de derecho, gobierna una patota que persigue, aprieta y manipula generando un clima de estado policial que nunca había experimentado. Pero también pude comprobar la obra de Milagro. Que no se resume en alguna obra particular, que por cierto son muchas más que las realizadas por algún gobierno de turno, sino que lo más importante es haberle dado voz a los postergados de siempre, a los humildes del norte de nuestra patria, a los que siempre habían sido olvidados. A ellos los ayudó a conquistar derechos, a tener una vivienda, salud, educación y a emprender, a ser dignos y soñar con un futuro mejor.

Y estoy convencido que precisamente por eso está presa. Por mujer, por coya, por negra, por luchadora y por no doblegarse ante los que siempre tuvieron todo.

Compartí algunos minutos con ella en la cárcel, y algunas reuniones previas a asumir nuestro mandato como diputados del Mercosur elegidos por el pueblo argentino. Milagro hubiera sido en este primer año que pasó, una gran compañera en la lucha por una Patria Grande que soñamos y en la resistencia a las políticas del Gobierno que son las que generan la verdadera grieta, esa en la que los ricos de siempre tienen cada vez más y los que menos tienen vuelven a su lugar de sumisión que ocuparon gran parte de los años de nuestra historia argentina.

A #Milagro la queremos #Libre, con nosotros en el #ParlamentoDelMercosur y en la lucha de todos los días por una Patria libre, justa y soberana.

Diego Mansilla. Diputado del Mercosur.