Montevideo – 31 de agosto de 2016

La Bancada Progresista del Parlamento del Mercosur (Parlasur) expresa su total repudio al Golpe de Estado concretado contra la compañera Presidenta Dilma Rousseff por parte de los sectores oligárquicos, conservadores y reaccionarios de Brasil. No hay más democracia en Brasil. La misma fue sustraída por un grupo de parlamentarios corruptos y de jueces que no están del lado de la justicia.

Rechazamos que en América Latina se vuelvan a instalar los golpes contra los procesos democráticos, como forma de dar vuelta las decisiones que los pueblos adoptan en las urnas.

Primero fue el golpe en Honduras, luego en Paraguay, y ahora en Brasil. Además, otros intentos de desestabilización política, en Ecuador, Bolivia, Venezuela, son llevados adelante por los sectores conservadores de la región para imponer su agenda y dar vuelta los procesos de cambio de los gobiernos progresistas.

Consideramos asimismo que esto es un golpe político contra el Mercosur, como proceso de integración regional que se ha propuesto lograr el desarrollo de nuestros países. Desmantelar la integración será sin duda un objetivo central de los golpistas y gobiernos de derecha en la región.

Manifestamos nuestra solidaridad y apoyo a la presidenta Dilma Rousseff y en su nombre al conjunto del pueblo brasileño, y hacemos un llamado al conjunto de las fuerzas de izquierda de la región a apoyar el retorno a la democracia en Brasil.

Rechazamos las manifestaciones de odio contra la figura de Dilma y de Lula, así como la persecución judicial, difamación y amenazas, que salteándose todas las garantías de debido proceso se están aplicando contra el Ex-Presidente Obrero. Esas manifestaciones de desprecio son también a todo el pueblo brasilero, al PT, los movimientos sociales y las organizaciones de izquierda, con quienes nos solidarizamos en su resistencia.

Bancada Progresista del Parlamento del Mercosur

Descargar en formato pdf.